Escuelita Chapis

De la teoría a la práctica. Experiencias de Trabajo Docente.

Mientras estudiaba en la escuela normal, me era familiar escuchar comentarios de los compañeros egresados, sobre lo “difícil” que es el primer año de trabajo como docente titular en una escuela primaria; en esos momentos, me parecía que sus comentarios eran exagerados, ¿qué tan díficil podría ser? ¿no era acaso lo mismo que haciamos cuando estabamos en las jornadas de observación y práctica?; lo cierto es que uno tiene que vivir la experiencia para poder finalmente comprender el por qué de aquellos comentarios. Con esto, no prentendo generalizar, seguramente habrá quienes han tenido excelentes experiencias en su primer año de servicio, pero, en este caso, hablaré de lo que me ha ocurrido a mí, en este primer año que aún no termina.

La travesía inició con la inscripción al “Concurso nacional para el otorgamiento de plazas docentes 2011 -2012”, recuerdo que fue una noche entera en vela para poder accesar a la página y llenar todos los formularios y cosas que se requerían, como siempre, la familia haciendo compañía. Finalmente llegó el día del famoso examen, estaba nerviosa, lo recuerdo bien, porque no había tenido mucho tiempo para estudiar, llegué al lugar y escuchaba a todos hablar de todo: que  la ley general de educación, los planes de estudio, que si el enfoque de matemáticas, que las competencias; en situaciones así a uno le parece que es el que menos sabe por tanta cosa que escucha y con ello, solo se logra tener más inseguridad. A fin de cuentas, el examen no me pareció nada del otro mundo, contesté todo, aunque en muchas preguntas tuve dudas. Para no hacer tan largo el post, me “gané” una “plaza” en una ciudad muy lejana a mi casa y ahi empezó lo bueno, el examen fue sólo el inicio.

No detallaré todas las vueltas que tuve que dar, todos los papeles que tuve que entregar y todas las filas que tuve que hacer para que finalmente me asignaran mi escuela, misma que estaba ubicada en una zona marginada de la ciudad, obviamente, a los de nuevo ingreso no nos iban a mandar a las escuela del centro; a pesar de eso, me sentí bien, porque sé que en esos lugares es donde más se necesita de nuestro trabajo.

Para mi primer día de trabajo, tarde horas en escoger mi atuendo, ya que me habían dicho que la primera impresión es importante “chapis, debes verte como toda una maestra” me comentó alguien por ahi, y yo muy obediente, como si el ser buen maestro o no  se definiera por el atuendo, lo admito, fui muy ingenua y ahora lo recuerdo y me rio. Llegué yo con mi “look de maestra”, mis lentes oscuros y mi perfume nuevo, pero ¡sorpresa! nadie se percató de mi presencia, mis colegas estaban con la plática a todo lo que daba, saludé y sólo uno me respondió, así que le pregunté por mi director, que por cierto, no estaba en esos momentos. Finalmente me quedé viendo de un lado a otro esperando que llegara el director para que me asignaran mi grupo, ahi comprendí que tanto mis colegas como yo, debiamos mejorar nuestras habilidades sociales, porque ni yo conversé con ellos, ni ellos conmigo; me consolé pensando que no iba a hacer amigos, sino a trabajar y vaya que en ese momento me sirvió para no sentirme tan mal.

Me asignaron el  grupo y para mi sorpresa, no tenía aula, me informaron que debía ocupar las aulas de los maestros que faltaran y cuando no hubiera aula disponible daría la clase en las bancas que estaban en el patio. Para mi fortuna, el primer día que llegué había un aula disponible para dar clases y no tuve que quedarme en las bancas (el resto del curso escolar lo he pasando dando clase en un pequeño cuarto de madera donde guardaban los materiales de limpieza); ese primer día, nadie se tomó la molestia de presentarme al grupo, solo me dijieron en qué aula estaban los niños, así que tuve que llegar sola a presentarme; desde que puse un pie en el aula, supe que sería un grupo difícil, pues luego se hacían evidentes las faltas de respeto entre los alumnos y los comentarios ofensivos hacia mí.

Las semanas pasaron y mi conflictivo grupo no daba muestras de mejoría alguna en su conducta, tenía varios niños que en cuarto grado no sabían leer ni escribir, así que organizar la clase me tomaba mucho tiempo, me costaba llamar la atención de ellos y varias veces me pregunté qué estaba haciendo mal, pasaba horas preparando mi clase y cuando llegaba al aula, simplemente no me permitían trabajar y hasta se burlaban de mí; mis colegas me daban todo tipo de consejos: que los dejara sin recreo, que hiciera tarjetas rojas y amarillas, que pusiera reportes, que hablara con los padres, que tuviera “más caracter”, que hablara más fuerte, etc.

Probé con las tarjetas de árbitro y no funcionó; hablé con los padres y no hubo apoyo, incluso una mamá dijo – profe. para que se de cuenta cómo batallo en la casa con él-; probé eso de dar premios y nada, los reportes no les importaban; para diciembre yo ya estaba desesperada, sentía que era tan mala maestra, que ni siquiera podía tener control de mi grupo.

¿Qué hice ante tal situación? primero armarme de mucha paciencia y para ello tener en mente que las conductas de los niños no eran nada personal contra mí, sino un reflejo de las diversas circunstancias (tristes) que tenian en sus familias; con ésto lograba mantener la calma en momentos en los que quería gritar y salir de ahi. En segundo lugar, empecé a leerme aquellos textos de la escuela normal que me ayudaran a hacer mi clase más atractiva y amena; y por último, demostrar aprecio hacia los niños, a pesar de sus malas conductas. Otra cosa que me sirvió mucho fue leer diariamente fragmentos del libro “Corazón, diario de un niño” de Edmundo de Amicis y el “Diario de Ana Frank” ya que de cada uno de ellos  se podían rescatar valores y comparar con las situaciones que se vivían diariamente en el aula, ambos libros los terminamos de leer y de vez en cuando ellos mismos hacen referencia a un suceso narrado en los libros.

Al día de hoy, no puedo decir que mis alumnos se portan bien, pero si han mejorado su conducta, al menos ya no se faltan al respeto como antes, se ayudan un poco más entre ellos y han logrado formarse y participar en las ceremonias escolares sin contratiempos. Por otro lado, yo logré que me escucharan y ya organizar la clase no es tan difici como antes. Aún así no se qué problemas se presentarán mañana, de lo que si estoy segura es que he aprendido a ser muy paciente y a darme cuenta que en la escuela no te enseñan a ser maestro, solo te dan las bases y de ahi uno mismo debe ir aprendiendo de los errores; ahora comprendo cuán lejos estaba en la escuela normal de comprender la realidad de la práctica educativa, no todo es color de rosa, hay muchos problemas que resolver, pero en su caso, eso es lo interesante y satisfactorio de esta hermosa profesión, ver como logras cambios a pesar de tener muchas cosas en contra.

 

Anuncios
Categorías: Escuelita Chapis | 5 comentarios

Reflexión: “El corcho”

Hace unos años, un supervisor visitó una escuela. En su recorrido encontró algo que llamó poderosamente su atención: una maestra atrincherada atrás de su escritorio, los alumnos hacían gran desorden, el cuadro era caótico. Él decidió presentarse.

-Permiso, soy el supervisor de turno, ¿algún problema?-

-Estoy abrumada señor, no se qué hacer con los muchachos, no tengo láminas, la secretaría no nos manda material didáctico, en la escuela tampoco, el director no nos da material ni nos quiere dar permiso de solicitarlo a los alumnos y padres, por supuesto, no nos apoyan, es más ni siquiera se presentan a preguntar por sus hijos. Los alumnos, por su parte, no muestran ningún interés por aprender y más de la mitad del grupo está reprobado.-

El supervisor que era un docente de escuela rural y que siempre amó su profesión vio un corcho en el piso del salón (por cierto, lleno de basura) lo tomó con aplomo y se dirigió a los alumnos:

-¿Qué es esto? -“un corcho señor” gritaron todos los alumnos.

-Bien, ¿de dónde sale el corcho?- “de la botella señor”, “lo coloca una máquina”, “del alcornoque”, “de un árbol”, respondían animosos los alumnos.

-¿y qué se puede hacer con la madera?- continuaba entusiasta el docente,”sillas”,”una mesa”, “un barco”…

-Excelente, tenemos un barco, ¿quién lo quiere dibujar? ¿quién quiere escribir el nombre del puerto donde esta el barco?, escriban ahora ¿ a qué estado corresponde ese puerto? ¿a qué país corresponde? ¿quién sabe el nombre de un personaje famoso que haya nacido allí? ¿por qué es famoso? ¿alguien recuerda alguna canción que hable de ese lugar?- de ahí comenzó una tarea incansable en la que relacionó varias disciplinas a la vez.

La maestra  quedó impresionada; al terminar la clase, conmovida dijo: “señor, nunca olvidaré lo que ustded me ha enseñado hoy, muchas gracias.”

Pasó el tiempo, el supervisor volvió a la escuela y buscó a la maestra. Ella estaba acurrucada atrás de su escritorio y los alumnos otra vez en total desorden.

-Maestra, ¿qué ha pasado?, ¿no se acuerda de mí?-

– Si señor, ¡Cómo olvidarme!, ¡qué suerte que regresó! No encontré el corcho,  ¿dónde lo dejó?

 

 

Esta reflexión me gusta porque tiene mucho de verdad, a veces deseamos que se nos den “las recetas mágicas” para que los alumnos aprendan y nos olvidamos que somos nosotros mismos los que debemos buscar eso por medio de la reflexión de nuestra práctica y el conocimiento que tengamos de nuestros alumnos; otro aspecto que me deja este escrito es que desgastarnos en quejas no beneficia en nada, ni resuelve las situaciones problemáticas, hay que buscar soluciones creativas y sobre todo tener aprecio por nuestros alumnos, mismo que nos debe motivar a buscar mejorar continuamente nuestro quehacer docente. Mi admiración y respeto a todos aquellos maestros creativos que tienen la capacidad de obtener enseñanzas, hasta de los objetos más simples.

 


Categorías: Escuelita Chapis, Reflexiones | 5 comentarios

Primer día de clases…

Hace un rato, salí al patio de la casa de mis padres y pude ver a los niños de la primaria cercana, saliendo de su primer día de clases. Me quedé un rato a observarlos, algunos se veían bastante emocionados ya que le contaban a sus papás sobre los trabajos que habían realizado, otros, por el contrario se notaban indiferentes, algunos otros se veían con ganas de no regresar, ya que contaban solo cosas negativas.

Es una lastima que algunos niños se queden con una mala impresión de la escuela o del maestro desde el primer día de clases. Me ha tocado escuchar algunos comentarios de maestros que aseguran “uno debe ser firme desde el primer dia para que no se te voltee el grupo” “hay que demostrar autoridad desde el primer día” entre otras cosas;  sé que muchos no estarán de acuerdo conmigo pero para mí la autoridad no se demuestra sino que se gana con todas las acciones que realizamos en el aula; Una actividad que considero imprescindible para un primer día de clases es establecer el reglamento, pero no llegar a imponerlo, sino trabajarlo de manera grupal, para que los alumnos se den cuenta que éstas reglas lejos de perjudicar nos benefician a todos. A todos nos agrada que nos respeten y que se nos de la oportunidad de expresarnos; creo que eso es lo que todo niño espera en un primer dia de clases. Tan sencillo como tratar a los alumnos, como a nosotros nos gusta que nos traten. 

Mis respetos a todos aquellos maestros que se preocupan por hacer el primer dia de clases y el resto del curso escolar, más agradable para sus alumnos 🙂

Categorías: Escuelita Chapis | Deja un comentario

Planeación de un proyecto de español de sexto grado

Me han llegado muchos comentarios sobre cómo elaborar una planeación, así que, viendo la inquietud de mis lectores, realizo este post; cabe mencionar que no soy una experta en planeación ni nada por el estilo, simplemente les comparto cómo realizo yo este proceso y mi formato, seguramente siempre habrá mejoras que realizarle y también estoy abierta a sus sugerencias.

Aqui comparto lo que de manera personal hago:

  1. El tema: Lo primero que hago es el ver el tema que quiero planear y lo que se espera que el alumno aprenda (aprendizajes esperados que ya vienen marcados en los planes y programas de cada grado). Una vez que analizo hasta donde quiero llegar en mi clase, veo los antecedentes que tienen los alumnos respecto al tema.
  2. Actividad inicial: Para elaborar la actividad inicial tomo en cuenta los antecedentes que deben tener los alumnos respecto al tema anterior, asi la puedo utilizar como evaluación diagnóstica y para poner en juego sus conocimientos previos. Para esta actividad generalmente busco algo que llame la atención de los alumnos o algo que sea relacionado con las cosas que les gusta hacer, ya que en este tiempo se busca despertar el interés. Aqui a veces utilizó juegos y dan buenos resultados pero cada quien conoce a su grupo y sabe que tipo de actividad es la adecuada.
  3. Desarrollo de la clase: Aqui incluyo todo tipo de actividades, que de alguna u otra manera me lleven al logro de los aprendizajes esperados o que empiecen a trabajarlos (si es que son varias sesiones). Algo importante es que estas actividades puden irse modificando conforme se desarrolla la clase, ya saben, imprevistos, ritmo de trabajo del grupo, etc.
  4. Actividad de cierre: En este espacio, generalmente busco una actividad de retroalimentación que también me puede servir para evaluar o dependiendo de la asignatura puede ser el socializar los resultados o productos elaborados por los alumnos.
  5. Evaluación: Para la evaluación me baso en los aprendizajes esperados que vienen marcados y tomo en cuenta el proceso de los alumnos y los productos. Aqui se pueden incluir muchos instrumentos como la rúbrica, las escalas de valores, observaciones personales, etc. dependiendo de la asignatura y tema.

Bueno para terminar les muestro mi formato de planeación, que es de un proyecto de español para sexto grado, dividido en sesiones o clases, debo aclarar que no esta concluído todo el proyecto, ya que solo es la planeación del inicio del proyecto.

PLAN DE CLASE

 En este espacio se colocan los datos de la escuela, nombre del maestro, grado y grupo.

Ámbito

Participación comunitaria y familiar

Bloque I

Proyecto III

“Hacer un guion de radio”

Propósito

Escribir un programa de radio cuyo tema sean las preferencias musicales de los alumnos.

 

Competencias

Aprendizajes esperados

Temas de reflexión

El empleo del lenguaje como medio para comunicarse.

La comunicación afectiva y efectiva.

Utilización del lenguaje como una herramienta para representar, interpretar y comprender la realidad.

 

Resume información de diversas fuentes, conservando datos esenciales.

Identifica los elementos y organización de un guion de radio.

Elige información útil para hacer un texto propio.

Lee en voz alta un texto conocido de manera fluida y con expresión.

Retoma lo que dicen otras personas al hacer contribuciones a una conversación grupal.

Grados de formalidad e informalidad de los programas de radio.

Léxico técnico propio de un guión de radio: locutor, secciones, clip, entrada, etcétera.

Diferencias de formato entre un guión de radio y una obra de teatro.

Organización de las notas informativas.

 

 

Sesión 1

  • Sintonizar en el aula de clases una estación de radio y escuchar unos momentos.
  • Se comentan las siguientes preguntas en grupo: ¿cuál es el nombre de la estación? ¿Su contenido es informativo o musical? ¿qué tipo de música tocan? ¿cuántas canciones escucharon? ¿cuántos comerciales escucharon? ¿te gustó el fragmento del programa que escuchamos? ¿por qué? ¿qué cambiarias? Etc.
  • Después de comentar se muestra a los alumnos un video donde se muestra cómo es el trabajo en una cabina de radio.
  • Se  comenta con los alumnos ¿Qué aparatos identificaron? ¿Quiénes están dentro de la cabina? ¿cómo saben el orden de las canciones? Etc.
  • En base a la tarea que realizaron previamente los alumnos se responde la actividad de la página 39 y 40. Se comentan las respuestas de cada uno en forma oral, se anota una lista de semejanzas y diferencias.
  • En base a las semejanzas se obtienen las características generales de los guiones de radio.
  • Se pide a los alumnos que dibujen el aparato donde podemos escuchar los programas de radio.
  • Se comparten los dibujos con el resto del grupo, se pregunta si alguno conoce como eran los primeros radios.
  • Se comentan las respuestas

TAREA: Investigar cómo eran los primeros radios y dibujarlo

Sesión 2

  • Se colocan los dibujos realizados de tarea en el pizarrón y se encuentras semejanzas y diferencias entre ellos.
  • Se lee el apartado “un dato interesante” en el libro de texto página 39 y se hacen comentarios sobre el origen de este aparato y su funcionamiento.
  • Se divide al grupo en binas y a cada uno se le entrega un guion de radio y uno de teatro, se analizan ambos y se elabora una tabla comparativa.
  • Los alumnos vacían lo encontrado en la tabla del libro de texto en la página 42.
  • Se socializa la información obtenida por lo alumnos sobre el artista que eligieron para su programa de radio.
  • Se discrimina en forma grupal la información relevante y se puntualiza lo que hace falta.
  • Los alumnos expresan de manera oral lo que aprendieron en la clase

 

Sesión 3

  • Se divide al grupo en binas y se entregan diferentes tipos de guiones (técnico- literario, .cerrado, Europeo, teatro)
  • Cada equipo elabora un mapa mental con las características que encuentran en los diferentes tipos de guiones y pasan a exponer.
  • Durante las exposiciones el resto del grupo toma notas y se da retroalimentación por parte del docente.
  • Los alumnos elaboran una ficha con las características de cada uno de estos guiones.
  • Los alumnos resuelven un crucigrama con base en las características de estos tipos de guiones.

 

Evaluación

Conceptual

Procedimental

Actitudinal

Identifica los elementos y organización de un guión de radio.

 

 

 

 

 

Resume información de diversas fuentes, conservando datos esenciales.

Investiga en diversas fuentes de información.

Identifica semejanzas y diferencias entre un guión de radio y uno de teatro.

Muestra iniciativa para la investigación.

Disposición para trabajar de manera colaborativa con sus compañeros.

 

Categorías: Escuelita Chapis | 15 comentarios

El aula de clases, ¿un lugar para prevenir la violencia?

Estimados lectores, en esta ocasión quiero compartir con ustedes, en éste pequeño espacio, el tema central de mi documento recepcional; para los que no estan relacionados, el documento recepcional es un ensayo analítico que los estudiantes del último semestre de la Lic. en Educación Primaria debemos realizar para poder titularnos, obviamente debe tener como base alguna problemática identificada en la práctica docente, cabe mencionar que estoy recién egresada de dicha licenciatura.

Durante mi práctica docente, no encontré una, sino muchas problemáticas, por lo tanto debía seleccionar una para elaborar dicho ensayo y tratar de buscarle solución, ¿por qué el tema de la violencia escolar? porque a diferencia de lo que muchos piensan, sobre todos aquellos que me critican y que dicen que soy demasiado “soñadora”, yo sí creo o más bien, estoy convencia de que una eduación que no nos hace ser mejores personas no sirve de nada; he conocido personas que tienen mucho conocimiento en diversas áreas, que son muy capaces e inteligentes, pero su calidad humana deja mucho que desear. Por todo ello, decidí analizar los tipos de violencia que se dan en la escuela y proponer un plan de intervención docente.

Para contextualizar un poco, quiero decirles que estuve trabajando con un grupo de sexto grado en una escuela ubicada en una colonia que es considerada como “problemática” según lo que dijieron en la estación de policia cercana, y bastaba con caminar por los alrrededores para darse cuenta que lo que dijieron los policias tenía algo de verdad. Obviamente el contexto social que rodea a la escuela influye en las formas como se comportan los alumnos dentro de la misma. Así que ya podrán imaginarse.

¿Qué es la violencia? fue lo primero que tuve que investigar, ya que yo tenía mi propio concepto pero qué decian los otros autores, qué decian los alumnos. Bueno primero averigué lo que decían otros autores, el libro Equidad de Género y Prevención de Violencia en primaria lo define asi:

“Es el uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza contra uno mismo, otra persona o una comunidad que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones.” (SEP, 2010, p. 116)

Entonces, podemos encontrar en el concepto anterior que hay diversos tipos de violencia y que va más alla de una agresión física; me sorprendió que cuando indagué sobre el concepto de violencia que tenían mis alumnos, la mayoría se enfocó en las agresiones físicas, para ellos burlarse de otros, humillar y amenazar no era violencia; fue entonces cuando comprendí porque actúaban de esa manera, para ellos no era nada malo 😦 además el diagnóstico arrojó que estaban constantemente expuestos a situaciones de violencia en los programas de televisión que les gustaba ver, los programas más violentos fueron los más gustados.

Con todo eso, era realmente un reto elaborar un plan de intervención en cinco semanas para contrarrestar la problemática, además el plan debia enfocarse en el trabajo del aula, que era lo que estaba a mi alcance. Después de mucho pensar,  trabajé con la biografía en una estrategia que se llama juego de roles, esto consistía en analizar la vida de diversos personajes y ver las situaciones de violencia a las que se enfrentaron y como fue su reacción ante ellas y las consecuencias que tuvieron para su vida. Los alumnos investigarón y trabajaron en equipo con compañeros que no eran de su círculo de amistades, lo cual me permitió ver cómo era la comunicación entre ellos y observar que situaciones eran detonantes de violencia en el aula. Elaboré un cuandernillo de trabajo donde cada alumno registraba sus conclusiones después de cada sesión de trabajo. Me gustaría dar más detalles de las estrategias pero por cuestión de espacio no me es posible.

Las conclusiones? bueno, después del trabajo con la estrategia, conseguí que se disminuyeran considerablemente los pleitos, burlas y ofensas en el aula, aunque durante el recreo, algunos niños seguían manifestando las mismas actitudes cuando convivían con niños que no eran sus compañeros. Conseguí que los alumnos ampliaran sus conocimientos de cultura general, ya que al investigar y leer sobre otros personajes pudieron ubicarse en el contexto que ellos vivieron y eso definitivamente enriquece sus conocimientos. En todo momento se estuvo fomentando la comunicación y expresión de ideas por medio del diálogo no por medios violentos. 

En mi particular punto de vista, creo que se debe trabajar para que el aula sea un lugar para prevenir la violencia, considero necesario promover estrategias que fomenten el desarrollo de la asertividad y valores como el respeto y la tolerancia ya que muchas veces la falta de ello termina detonando violencia, obviamente, no es nada fácil y más aún porque el docente debe ser el ejemplo, no puede uno ir a hablar de violencia, cuando somos los primeros en gritarles a los alumnos, reprimirlos y en el peor de los casos (que me ha tocado ver, desafortunadamente) agredirlos físicamente. De que cuesta trabajo, sí, cuesta, porque a veces los alumnos son indisciplinados y uno se desespera y dan ganas de gritar, de imponerse, de demostrar que uno es la autoridad; pero siempre es mejor el diálogo y sobre todo tener cariño por aquellos que estan compartiendo el aula con nosotros; hay que ponerse a pensar que muchas veces no es culpa de los alumnos comportarse así, sino de los padres y maestros que no les hemos enseñado como expresarse y como dialogar.

Educar es mucho más que trasmitir conocimiento, para mí educar ayudar a los alumnos a ser mejores personas.

 

 

Categorías: Escuelita Chapis | 4 comentarios

¿Cuál es tu reto?

Durante mi jornada de prácticas en la escuela primaria, realicé un ejercicio donde los chapis colocaban en un papelito cuál era uno de sus retos.

Al final los pegaron todos en un papel más grande que se colocó en una parte del aula de clases. El ejercicio me sirvió para concer los intereses de los chapis y como actividad de motivación,  además me di cuenta que algunos necesitan mejorar su ortografía 😀

Estas son algunas fotografías del trabajo realizado por los chapis

Todos los retos de los chapis

Categorías: Escuelita Chapis | 2 comentarios

La evaluación en la educación primaria

Comparto con ustedes el resumen de una lectura que me sirvió mucho durante mi jornada de práctica docente, el autor es Miguel A. Santos Guerra. Muchas veces no se  da a la evaluación la importancia que se debe y se reduce a una simple asignación de notas. Después de leer a este autor he tomado mayor conciencia sobre lo que implica al proceso de evaluación.

Bibliografía

Santos Guerra, Miguel A. (1995), “La evaluación en educación primaria”, en La evaluación: un proceso de diálogo, comprensión y mejora, Málaga, Aljibe/colofón, pp.165 -175

ASPECTOS CENTRALES DE LA LECTURA
Evaluación como diagnóstico Permite saber el estado actitudinal y cognoscitivo del alumno, permite ajustar la acción a las características de los alumnos ya que nos muestra sus conocimientos previos y concepciones.
Evaluación como selección Cuando el sistema educativo selecciona a los estudiantes por la gama de calificaciones y los clasifica.
Evaluación como jerarquización Se refiere al control que se ejerce a través del poder de los informes, de la capacidad de aprobar y suspender. El maestro decide qué, cómo y cuándo se evalúa.
Evaluación como comprobación Se utiliza para comprobar si las pretensiones de las actividades se han alcanzado.
Evaluación como comparación Se refiere a la faceta comparativa que adquiere la evaluación al realizarse dentro del aula de clases, ya que todos son evaluados de forma parecida. El alumno sabe cómo le ha ido cuando compara sus resultados con los de sus compañeros.
Evaluación como comunicación El alumno ve potenciado o mermado su autoconcepto por los resultados de la evaluación, en cambio el profesor entiende que su actividad es más o menos importante en razón de los resultados que sus alumnos obtienen. Estos son aspectos emocionales que se condicionan por medio de la evaluación.
Evaluación como diálogo Se refiere al diálogo entre evaluador y evaluados, es necesario preguntarse la calidad de ese diálogo, el protagonismo del alumno dentro de él, las finalidades didácticas y la dimensión ética.
Evaluación como motivación La evaluación puede volverse un proceso motivador, de interés y de estimulo, tanto para los alumnos como para el docente, ya que ambos ven recompensados sus esfuerzos.
Evaluación como orientación Proporciona información que puede ser el punto de partida para la toma de decisiones y reorientación del aprendizaje.
Evaluación como formación Es la evaluación que se realiza durante el proceso, no sólo está atenta a los resultados y permite la retroalimentación de la práctica.
Importancia de la evaluación

La evaluación pretende conseguir información pertinente para conocer la eficacia de una acción, la evaluación pone al profesor en el camino para tomar decisiones racionales para mejorar el proceso de enseñanza – aprendizaje.

ERRORES PEDAGÓGICOS

  1. El profesor nace, no se hace.
  2. Para ser buen profesor basta querer a los niños.
  3. Para enseñar basta saber la asignatura.
  4. La enseñanza del profesor causa el aprendizaje de los alumnos.
  5. Existe un modo riguroso de comprobar que esta enseñanza ha sido efectiva.
  6. Cuando la enseñanza no ha sido efectiva es porque el alumno no es lo suficientemente inteligente.
El ideal de evaluación
  1. Proceso sistemático de reflexión sobre la práctica.
  2. Se basa en la recogida de datos de la realidad.
  3. Las evidencias permiten formular juicios de valor sobre la tarea.
  4. Tiene diversas vertientes de análisis:
  • Comprobar con los alumnos la eficacia de las actividades propuestas.
  • Informar a los padres y dialogar sobre la situación de aprendizaje de sus hijos.
  • Compartir con otras docentes algunas de las evidencias que muestra el desarrollo de su actividad.
  1. Permite retroalimentar la práctica.
  2. Permite reorientar las actividades a la luz de lo adquirido.
Vértices temporales del triángulo que simboliza el proceso de evaluación. a)      La evaluación inicial: El conocimiento de cada niño (qué representaciones hace de la realidad, qué expectativas manifiesta, conductas, etc.).

b)      La evaluación procesual: Durante el desarrollo de la actividad, se evaluará la dinámica del aula y el trabajo que se está realizando.

c)       Evaluación final: Evaluar el resultado obtenido, después del periodo de desarrollo de la actividad.

Otras consideraciones de la evaluación en la escuela primaria.
  • El aprendizaje no se produce de forma determinista
  • La evaluación no se realizará de forma intuitiva, con la simple observación de lo que hacen los niños en el aula.
  • Evaluar no es medir.
  • Debe obtenerse información precisa.
  • La evaluación de cada niño lleva aparejado el problema de su estudio madurativo y el ritmo de su desarrollo.
Ejes que orientan el proceso de evaluación a)      Planificación

b)      Selección de métodos.

c)       Técnicas de recopilación de evidencias.

d)      Criterios de análisis de los datos.

e)      Utilización del conocimiento elaborado.

¿Qué ejercicios debo realizar? Aquellos que permitan comprobar que:

  1. Se han comprendido los conceptos básicos.
  2. Si existe capacidad de relacionar conceptos.
  3. Si se hacen críticas razonadas.
  4. Si hay profundidad en el análisis.
  5. Si se fundamenta el razonamiento.
  6. Si hay opinión propia cuando se demanda.
  7. Si hay orden lógico y estructura que distingue lo principal de lo secundario.
  8. Si existe claridad en la exposición.
Categorías: Escuelita Chapis | 12 comentarios

Un día en segundo grado

Este semestre fue mi regreso a las escuelas de Baja California. Trabajé con un grupo de segundo grado y la verdad me divertí mucho, era un grupo alegre y participativo, además la escuela tiene una vista muy bonita.

Comparto con ustedes una fotografía de esta bonita experiencia 😀

Categorías: Escuelita Chapis | Deja un comentario

Exposición final de materiales

El día de hoy se realizó la exposición final de materiales didácticos en mi escuela. Se expusieron trabajos y carpetas de geografía, ciencias naturales, historia, artísticas y pràctica docente. Hubo muchos trabajos bonitos, sobre todo los de mis compañeras Yéssicka, Ana, Mayela y Esther.

Comparto con ustedes algunas fotografías de nuestros trabajos.

Imagen126

 

Trabajos de ciencias naturales

Imagen137

 

Maqueta de chapis: Superficies artificiales.

Imagen138

Maqueta de Yéssicka:Uso de signos y símbolos.

Imagen139

 

Maqueta de Ana: Escala.

 

Categorías: Escuelita Chapis | 2 comentarios

Un día en quinto grado

Hace unos meses abandoné un poco el blog por cuestiones de tiempo, pero no podía quedarme sin compartir un poco mi experiencia con quinto grado en mis prácticas docentes del semestre pasado.

En primer lugar nunca había dado clases a chapis de quinto grado, siempre había realizado mis prácticas con chapis de primer grado. Sé que como maestros debemos adaptarnos a los cambios pero honestamente al principio se me hizo muy difícil saltar de primero hasta quinto.

El primer día de práctica me dí cuenta que los chapis eran demasiado inquietos, se peleaban entre ellos, lanzaban papeles y sencillamente no me dejaban hablar por el gran alboroto que causaban, por más que trataba de captar su atención con el material, con la estructura de la clase, etc. los chapis parecían cada vez menos interesados en lo que yo les quería enseñar. Durante el descanso  ellos se acercaban a platicar conmigo y en algunas ocasiones jugué con ellos y realmente me divertí mucho, con el paso de los días ellos mostraban más simpatía hacia mi pero a la hora de impartir los contenidos continuaban con su mal comportamiento.

Después de probar con varias formas para motivarlos una dió resultado: Mi compañera y yo elaboramos unos boletitos con puntos que al final de la semana ellos podrían cambiar por premios en una especie de tienda. Por cada asignación realizada, buenas aportaciones y limpieza del aula se les otorgaban los puntos. Desde el inicio ellos se entusiasmaron y cuidaban mucho sus boletos. Finalemente se alcanzaban los objetivos diarios, los chapis estaban cambiando, realizaban sus tareas y se logró conseguir paz en el aula.

Al final del semestre lo más difícil fue la despedida, trabajé con esos chapis durante todo el semestre, un día a la semana, pero lo importante es que a pesar de las dificultades puede ver al final un cambio en ellos. Aún los extraño porque fue un grupo que me enseñó muchas cosas, me hicieron reir y me hicieron preocuparme (sobre todo cuando mi maestra de docencia me iba a observar y ellos se portaban mal :D) Cada jornada de práctica trae consigo nuevos aprendizajes, no sé que me espera en la siguiente pero aqui estoy, dispuesta a aprender de los errores.

Aqui les muestro algunas fotografías tomadas durante mi estancia con los chapis.

 

 

dsc00597

 

dsc00604

Categorías: Escuelita Chapis | 4 comentarios

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.