El Niño


Una maestra compartió con nosotros esta lectura (muy conocida, pero bonita), el autor Helen E. Buckley…. Y me recordó mucho a cierto chapis que se aburria en el kinder 😀 y me hizo pensar que a veces los maestros pueden limitar la creatividad de los niños cuando tratan de imponerles cosas. Dejémos que los niños muestren sus ideas seguro que nos pueden sorprender 😀

Una vez un niño fue a la escuela. El era bien pequeño y la escuela muy grande, pero cuando el niño vio que podía ir a su clase caminando directamente desde la puerta de afuera, se sintió feliz y la escuela no le parecía tan grande así.

Una mañana, cuando hacia poco que estaba en la escuela, la maestra dijo – Hoy vamos a hacer un dibujo. – Bien- pensó el. Le gustaba dibujar, podía hacer todas las cosas: Leones y tigres, gallinas y vacas, trenes y barcos…. y tomó su caja de lápices y comenzó a dibujar. Pero la maestra dijo -¡Esperen! ¡No es hora de comenzar! Y el esperó a que todos estuviesen prontos. -¡Ahora!- dijo la maestra. Vamos a dibujar flores. -Bueno- pensó el niño. Le gustaba dibujar floresy comenzo a hacer bonitas flores con lápiz rosa, naranja, azul. Pero la maestra dijo: -¡Esperen! yo les mostraré como se hacen. ¡Así! – Dijo la maestra y era una flor roja con el tallo verde. -¡Ahora si!- Dijo la maestra. Ahora pueden comenzar. El niño miró la flor de la maestra y luego miró la suya. A él le gustaba más su flor que la de la maestra pero no reveló eso, simplemente guardó su papel e hizo una flor como la de la maestra.

Otro día cuando el niño abrió la puerta de afuera, la maestra dijo: – Hoy vamos a trabajar con plastilina. -¡Bien! – pensó el niño. Él podíahacer todo tipo de cosas con plastilina: Víboras y muñecos de nieve, elefantes, autos y camiones.

Y comenzó a apretar y a amasar la plastilina, pero la maestra dijo: -¡Esperen!- no es hora de comenzar. Y él esperó hasta que todos estuviesen prontos. -¡Ahora!- dice la maestra. Nosotros vamos a hacer una víbora. -¡Bien!- pensó el niño. A él le gustaba hacer víboras. Y comenzó a hacer unas de diferentes tamaños y formas. Pero la maestra dijo: -¡Esperen! yo les mostraré cómo hacer una víbora. ¡Así!- dice la maestra. A hora pueden comenzar.

El niño miró la viborita de la maestra. Entonces miró las suyas. A él le gustaban más las suyas que la de la maestra, pero no reveló eso. Simplemente amasó la plastilina, en una gran bola, he hizo una viborita como la de la maestra.

Así y luego el niño aprendió a esperar y a observar y a hacer las cosas como la maestra, luego ya no hacía las cosas por si mismo.

Entonces sucedió que el niño y su familia se mudaron para otra ciudad, el niño tuvo que ir a otra escuela. Esa escuela era mucho mayor que la primera, entonces había puerta afuera. Para llegar a su salón tenía que subir algunos escalones y seguir por un corredor largo para finalmente llegar a su clase. Y justamente en el primer dia que estaba allí, la maestra dijo: -Hoy vamos a hacer un dibujo- bien pensó el niño. Y esperó a que la maestra le dijiera como hacer. Pero ella no le dijo nada, apenas andava por el salón. Cuando se acercó al niño ella dijo: – ¿Tú no quieres dibujar?- sí- dijo el niño- pero, ¿qué vamos a hacer? – Yo no sé, hasta que tú lo hagas- dijo la maestra. -¿Cómo lo haré? – dijo el niño. – De la manera que tú quieras. ¿Y de cualquier color? – preguntó él. – De cualquier color – dijo la maestra. Si todos hiciesen el mismo dibujo y usasen los mismos colores, ¿cómo podría yo saber quién hizo qué? ¿Y cuál sería de quién? – Yo no sé- dice el niño, y comenzó a hacer una flor, una flor roja con tallo verde.

Anuncios
Categorías: Escuelita Chapis | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “El Niño

  1. Yo tambien conosco a ese niño que atosigaban para que hiciera bolitas de papel y las pegara dentro de la figura ¬¬.

  2. lamentablemente, a veces los docentes no están preparados para utilizar la creatividad en la enseñanza.
    no siempre es su responsabilidad, pues no sé como es la carrera en tu país, pero en el mío, deben capacitarse más, pues lo que brinda la escuela secundaria es muy pobre para enfrentarse a los niños y generarles interés. es difícil ser buena maestra, pero siento que te gusta y lo llevas en el alma, que seas muy exitosa.
    salu2 desde buenos aires, argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: